• Joaquín Montes

EL DÓLAR CONTRA ECUADOR

Ecuador se encuentra en problemas: luego de una larga temporada de crecimiento económico equilibrado, a partir del 2015 entra en recesión, ha elevado aranceles, ha impuesto salvaguardias cambiarias contra Perú, y contra Colombia -en el marco andino- y ha usado la salvaguardia de la Organización Mundial del Comercio.

Detrás de todo esto, está el hecho de que sus ingresos petroleros cayeron 48% si se comparan los años 2012-2014 con el año 2016. Una caída comparable a la ocurrida en 1999, que desató la peor crisis de la historia económica reciente del Ecuador.

Curiosamente, Ecuador no depende tanto de sus exportaciones de combustibles como Venezuela, ni como Colombia (sumando petróleo y carbón en el grupo combustibles) y muestra una diversificación de exportaciones comparable a la del Perú o Colombia.

Y sin embargo, Ecuador entra en recesión. Su comportamiento económico se parece más al de Venezuela que al del Perú o Colombia.

¿Porqué Ecuador sí entra en recesión, al igual que Venezuela, mientras que países más similares a Ecuador, como Colombia o Perú, han logrado, hasta ahora, evitar la recesión?

Una importante diferencia entre Ecuador, y Perú y Colombia es el esquema de dolarización de la economía ecuatoriana, implementado luego de la crisis del 2000 y con el cual se logró el control de la inflación. Si bien fue una herramienta fundamental para lograr estabilizar al Ecuador, en esta coyuntura no es la herramienta que Ecuador requiere.

En efecto, si descontamos la inflación (el llamado índice del tipo de cambio real), el dólar estadinense y el yuan chino se ha apreciado contra todas las monedas del mundo, o dicho de otra manera, las demás monedas se han abaratado frente al dólar-yuan: el euro, la libra,el franco suizo,el dólar canadiense.

Pero en particular, las monedas de los vecinos del Ecuador se han abaratado frente al dólar, la moneda del Ecuador.

Ecuador va montado en el mismo vagón: su moneda (el dólar) se aprecia y el peso, el sol, el euro se han abaratado para los ecuatorianos.

Ecuador quedó atrapado por la mala suerte: ahora que necesita reducir importaciones, los productos importados resultan más baratos.

Y ahora que Ecuador requiere exportar más, los precios externos son menos atractivos para los productores ecuatorianos.

Más importaciones y menos exportaciones generan un saldo negativo en la balanza externa, y los dólares que circulan en el Ecuador deben ser usados para pagar por el faltante de ventas menos compras externas, tal como ocurría en las épocas del patrón oro: los países se quedaban sin circulante si había déficit en la balanza externa.

Ecuador no es el primer país que enfrenta este problema. Argentina, en los años noventa, ensayó un esquema de dolarización similar. Gozó, igualmente, de casi una década de prosperidad e inflación a la baja, situación generada gracias a la estabilidad que genera el mecanismo de dolarización.

Pero cuando la coyuntura económica requirió hacer más barata a la Argentina, el esquema se reveló inflexible: el producto bajó mucho más que los precios.

En teoría, con una disminución del producto deberían disminuír los precios. Pero la teoría no hace énfasis en dos temas importantes: primero, se requiere que la recesión sea brutal, y segundo y todavía más difícil, el mecanismo necesita de caídas sustanciales del salario nominal, de tamaño comparable al de una devaluación; 30, 50%? Eso además de ser irrealista enfrenta problemas legales.

En el entre tanto, el país se queda sin circulante; en la Argentina de los años noventa las provincias tuvieron que emitir letras llamadas Patacones, Letes, Lecop, etc, que usaron para reemplazar un circulante que se hacía escaso o inexistente.

Luego de casi un lustro intentándolo, Argentina nunca logró la famosa devaluación interna, al igual que Grecia en la actualidad: el ajuste de los precios domésticos genera profundas recesiones a lo largo de décadas, todo para equiparar un efecto cambiario que una devaluación logra en cuestión de días.

¿Es una larga y profunda recesión la única salida para Ecuador?

Luego de que Argentina abandonara la dolarización, Argentina gozó de una década de prosperidad sin igual.

Ecuador está obligado, a encontrar una solución a este problema y mejor pronto que tarde.

13 vistas0 comentarios